¡Boogaloo que rico Boogaloo!

Es el año de 1966, cuando aparece oficialmente el nombre de “Boogaloo” en numerosas canciones y producciones del cada vez más explosivo universo musical latino en la ciudad de Nueva York. Son principalmente los Nuyoricans, puertorriqueños nacidos en esta ciudad, quienes causan furor con composiciones que mezclaban R&B, Jazz y distintos ritmos afro-antillanos como Cha-cha-cha, Montuno, Son, Guajira y Pachanga, quienes crearían el ritmo preferido de las fiestas y las “rumbas” que empezaban a sorprender a la gran ciudad; composiciones  cantadas en español e inglés, que describían perfectamente lo que sucedía en la comunidad latina, un colectivo que crecía y apostaba por la búsqueda de su identidad, desde “El Barrio”, su nuevo espacio natural, querían decirle y cantarle al mundo, quienes eran.

En medio de anécdotas, mitos y recuerdos de la época, nombres como los de “Machito” y sus Afrocubans y el tema “Ritmo Caliente”, o el del maestro Mongo Santamaría y su “Watermelon Man” ya anunciaban una revolución empezando la década de los 60´s. Muy pronto empezaron a aparecer los nuevos talentos que deslumbraban en salones de baile y discotecas de la ciudad, Joe Cuba, Richie Ray, Pete Rodríguez y Ray Barreto presentaban composiciones que hoy son consideradas clásicos del género. El tema “Watusi” de Barreto (1963), se convertiría en el primer éxito latino en vender más de un millón de copias. “Bang, Bang” (Joe Cuba), “Boogaloo Blues” (Johnny Colón), “Danzón Boogaloo” (Richie Ray), “Fat Mama” (Eddie Palmieri) y “I Like like That” (Pete Rodríguez) son algunos de los referentes de una explosión cultural que en solo 4 años, 1966 a 1970, definió una de las expresiones musicales más alegres del ser y sentir latino en el mundo, el Boogaloo. Este género trajo un cambio profundo al desplazar las letras referidas al imaginario campesino cubano de las composiciones de entonces, por las vivencias y expectativas que los latinos vivían en su día a día en la descomunal urbe de New York.  El Boogaloo se erigía como una expresión fundamental en la creación de ese genero que hoy identifica la cultura latina en el mundo, La Salsa.

Como toda ruptura, el Boogaloo generó fuertes reacciones en la escena musical neoyorkina, si bien unos artistas apostaban al nuevo y exitoso género, otros se opusieron a reconocer una expresión musical que consideraban pasajera. Como ejemplo de esta confrontación existen las producciones hechas por Willie Colón y Héctor Lavoe de un lado (Eso se baila así), y la producción de Richie Ray (Que se rían),  del otro. callejón LATINO los invita a escucharlos para que no saquen conclusiones, sino, para que, más bien, miren al lado y saquen a esa persona a bailar.

@_callejónLatino. #DeLatinosEnElMundo.

.

"MICAELA" - Pete "El Conde" Rodríguez (Boogaloo 1967) video tomado de youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *