“El Barbaro del Ritmo”

Benny Moré

Como muchos de los pioneros en los géneros musicales antillanos Bartolomé Maximiliano Moré, se crio en un hogar humilde con muchas necesidades, pero también como pocos y pese a esos designios de penuria, este cubano de raíces africanas era poseedor de un talento innato y de gran sensibilidad para la música, talento que supo utilizar y brindárselo a su gente y al mundo.

Bartolomé Maximiliano se destaco principalmente en la música por su voz de tenor, que con gran fluidez de fraseo utilizo para interpretar especialmente mambos, boleros y son montunos. La expresividad y espontaneidad propia de Bartolomé lo llevan a participar en concursos radiales de su natal cuba como medio y opción de cambio a su precaria situación económica, cambio que empieza a conseguir cuando logra ganar un concurso realizado por la emisora local C.M.Q., con este triunfo se empezaría a consolidar y afianzar lo que fue su camino musical de manera profesional. Tocando en varios conjuntos y agrupaciones de importancia en cuba como el “Conjunto Cauto” y el “Sexteto Fígaro” Moré empieza a ser reconocido en el circulo musical de Cuba de ese entonces,  es así como por un designio de la vida Mozo Borgellá director del Conjunto Cauto lo envía para que reemplace a Miguel Matamoros, cantante y director del “Conjunto Matamoros” quien por una afección de garganta se le imposibilitaba cantar en ese momento y urgía de una voz que lo reemplazara para cumplir uno de sus compromisos artísticos. Al ser escuchado por Miguel y al ver el perfecto acople a la orquestación del conjunto, Moré queda directamente ligado a los Matamoros asumiendo la voz principal del conjunto, que quedaría conformado entonces por Siro y Cueto en las voces, Ramón Dorca en el piano, José Macías y José Quintero en las trompetas, Cristóbal Mendive en el contrabajo, Agustín Gutiérrez en el bongó  y Miguel Matamoros pasaría exclusivamente a dirigir.

Moré viaja con el conjunto Matamoros a la ciudad de México donde luego de una exitosa gira que comprendió varias presentaciones en prestigiosas emisoras de radio y clubes nocturnos de la ciudad, decide separarse del conjunto y quedarse a vivir en la ciudad de México buscando nuevos horizontes y oportunidades. En esta nueva etapa se consolidan varios aspectos importantes en la vida del artista, ya que contrae matrimonio con la mexicana Juana Bocanegra, y se consolidaría su nombre como artista, Benny Moré. Alcanzar el éxito y su renombre internacional, no fue un paso fácil pues Benny no poseía permisos legales para trabajar en ese país, lo cual repercutió nuevamente en su economía teniendo así que acudir a la solidaridad de sus amigos, principalmente a la del bongosero Clemente “Chico” Piquero quien logra conseguirle dicho permiso; así Moré logra presentarse por su cuenta en el prestigioso cabaret “Rio Rosa”. En esta época crea el “Dueto Fantasma” junto a Lalo Montané y luego firma con la disquera multinacional RCA Victor donde graba los temas “Me voy pal pueblo” y “Desdichado”, junto a la orquesta de Mariano Mercerón. Con Dámaso Pérez Prado graba temas como “Bonito y Sabroso”, “Mucho Corazón”, “Que cinturita”, “María Cristina”, “Pachito eche”, entre muchos otros éxitos más, que lo empezarían a identificar entre el público como “El Príncipe Del Mambo”.

Benny Moré era reconocido internacionalmente en países como México, Brasil, Colombia, Venezuela, Panamá, y Puerto Rico, pero no en su natal Cuba, por lo cual decide volver y así obtener ese cariño y reconocimiento de su pueblo tan importante para él. En Cuba su primer éxito es “Bonito y Sabroso” y “Ah Barbara”, siendo este último tema el que daría pie para que lo llamaran “El Barbaro del ritmo”. Moré empieza a consolidar su éxito en la isla y pese a algunos altibajos con la RCA Victor, cancela su contrato con la disquera y emprende un proyecto que se convertiría en otro éxito alcanzado por el artista. Vinculando una gran nomina de músicos amigos crearía lo que se dio a conocer como La Banda Grande una orquesta equiparada en ese entonces por su tamaño solo con la Big Band del español Xavier Cugat que contaba con más de 40 artistas. La Banda Gigante estaba conformada por los músicos: Eduardo Cabrera “Cabrerita” en el piano, Alfredo “Chocolate” Armenteros, “Rabanito” y Corbacho en las trompetas, Miguel Franca, Santiaguito Peñalver, Roberto Barreto, Celso Gómez y Virgilio Bizama en los saxofones, José Miguel en el trombón, Alberto Limonta en el contrabajo, Rolando Laserie en la batería, Clemente “Chicho” Piquero, en el bongó, “Tabaquito” en la tumbadora, y en los coros Fernando Álvarez y Enrique Benítez. Las presentaciones de la banda eran grandiosos espectáculos musicales de interpretación y baile, donde la espontaneidad y expresividad de Moré se integraban de manera fluida y así podía pasar de un bolero a un guaguancó en un espacio único y llamativo para el público que cada vez más buscaba su presencia en escena, y veían a la banda como una de las favorita de la isla; Su reconocimiento fue tan popular que empezaron a realizar giras por varios países  de Latinoamérica y algunas ciudades de los estados unidos, incluso llegaron a presentarse en una ceremonia de la entrega de los premios oscar.

La energía y espontaneidad del hombre humilde, convencido de su tradición y origen afro-cubano, del hombre guajiro-negro que fue el gran Benny More nunca decayó, estuvo siempre presente en cada una de sus participaciones artísticas, y así hoy día, la figura de este gran músico cubano se ha convertido en una escuela y referencia para las generaciones de músicos seguidores que como él son convencidos en la tradición cultural y musical de un pueblo.

@_callejónLatino #DeLatinosEnElMundo

.

"Vertiente Camaguey" (son)Benny Moré & La Banda Gigante  Video tomado de youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *